Páginas

miércoles, 24 de abril de 2013

Grietas en el chavismo

La salida del ingeniero Argenis Chávez de la presidencia de la Corporación Eléctrica Nacional de Venezuela (Corpoelec), refuerza la ola de rumores que durante semanas han venido circulando sobre enfrentamientos entre una parte de la familia de Hugo Chávez y altos funcionarios del gobierno.

Después de haber estado año y medio en el cargo, designado por su entonces hermano Presidente de la República, Argenis Chávez ofreció una explicación que no lució convincente  (permitir la reestructuración del ente estatal). Sus palabras fueron interpretadas como un signo de la procesión que el chavismo lleva por dentro.
El nombramiento de Jeese Chacón como ministro de Energía Eléctrica fue el detonante.  Ya se sabía de la existencia de discrepancias entre el ministro Chacón y los hermanos del fallecido teniente coronel, después de una larga y estrecha amistad que alimentó especulaciones sobre negocios.  Un buen día el Presidente Chávez había ordenado meter preso a Arné Chacón, hermano de Jeese, por hechos de corrupción, y  varias veces recordó haberlo conocido como “un pata en el suelo”, lo que culminó con la renuncia de este al ministerio de Ciencia y Tecnología.
Este primer signo claro de las fisuras afecta no solo al gobierno, sino también a su bancada en la Asamblea nacional y al PSUV, como consecuencia de la ausencia de un liderazgo sólido. Hasta ahora todo indica que Nicolás Maduro no disfrutará los cien días de luna de miel que suelen vivir todos los presidentes, porque sus problemas van mucho más allá de la oposición. ¿Sobrevivirá  en política para contarlo?