Páginas

jueves, 12 de marzo de 2015

Como el Hermano Mayor

Ricardo Escalante

Estaba en la secundaria cuando leí 1984. La adolescencia y el ambiente pueblerino de San Cristóbal me hacían pensar que todo en la novela era demasiado exagerado para que yo pudiera dibujar alguna conclusión útil, pero al releerla ahora admiro la enorme capacidad combativa de George Orwell y su poder para llamar a la reflexión.

Orwell en plena tarea periodística
Después de tantas décadas y de haber escuchado y visto tantos comentarios por aquí y por allá sobre el periodista británico -además de haber leído Rebelión en la granja y algunos reportajes-, regreso a este libro para zambullirme en el remolino de tormentos que desata a pesar de haber transcurrido tantos años desde que fue escrito al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando la barbarie de unos pocos asfixiaba al mundo.

Cada libro forma opiniones y desata consecuencias según el lector, su entorno y su facultad crítica, y 1984 es uno de esos que ha logrado desatar pasiones como pocos. El tiempo permite verlo con frialdad y como lo que fue: una lucha contra la opresión soviética y contra los procedimientos de siempre para envilecer la condición humana.

Al torcer de manera intencional las palabras y su uso, de manera inevitable uno se transporta a otros hechos. La nuevalengua, el doblepiensa, el hablaescribe y más, así como el ministerio del amor y lo que sus sótanos escondían, las ejecuciones en la plaza pública y la obligación de celebrarlas con frenesí, se asocian con hechos del presente. El control de cada acto ciudadano y la necesidad de denunciar a los traidores de la revolución, el desprendimiento del Hermano Mayor hacia los ciudadanos y la adoración que estos debían sentir hacia él.

Orwell hizo su trabajo en un momento tumultuoso y lo situó en el futuro: 1984. Escribía sobre el pasado y el entonces presente, pero después en otros lugares ocurrirían hechos con algunas o muchas similitudes. Lo importante era la idea de que el enemigo está obligado a declararse culpable, además de proclamar a voz en cuello su arrepentimiento y su amor hacia el Hermano Mayor.

Ah, y por supuesto, al hablar de las disputas ideológicas describía el partido, que siempre existiría y siempre sería igual en sus actuaciones, así como el detestable grupo opositor fundado por Goldstein, que apenas era una fachada porque estaba al servicio de la revolución.

Nadie escapaba al control de los instrumentos electrónicos que Orwell ya entonces imaginaba. La Policía del Pensamiento y el ministerio de la Verdad eran eficientes en el cumplimiento de sus propósitos, mientras desde la cúspide se inventaban guerras económicas porque la escasez era brutal y la culpa de todos los males era del imperialismo.

miércoles, 25 de febrero de 2015

El Ledezma que conocí

Ricardo Escalante

Mientras avanzaban los años 70 y yo cubría la fuente informativa de Acción Democrática, conocí y conversé muchas veces con un miembro del buró juvenil que se diferenciaba de otros por la ecuanimidad y deseos de superación. No hacía mucho había llegado a Caracas y manifestaba la aspiración ser abogado.

Se graduó en la universidad mientras avanzaba en la carrera política, que en definitiva era su gran aspiración.  Pasaba el tiempo y con él su partido vivía hechos tumultuosos que lo desdibujaban y le hacían perder influencia, después de haber sido gestor y actor principal de hermosas luchas por la instauración del sistema democrático venezolano.

En ese proceso de erosión muchos jóvenes y otros que no lo eran tanto fueron excluidos, expulsados, apartados del camino porque constituían piedras en el camino para algunos. Antonio Ledezma fue uno de ellos. Esa fue una etapa muy distinta de aquella de los años 60 en que una generación brillante  se frustró, porque trastornada por el virus marxista cometió errores como ese de fracturar a AD, crear el MIR e incorporarse a las guerrillas entonces financiadas por Cuba.

Pues bien, Ledezma nunca abjuró de la socialdemocracia. Ahí leyó, estudió y llegó a conocer líderes de la factura intelectual de Felipe González.  Fue varias veces diputado, presidente del Concejo Municipal de Caracas y alcalde metropolitano, siempre cultivador de la controversia de las ideas y reacio a los regímenes de fuerza. Por eso condenó la acción del 4 de febrero de 1992 y todo lo que ha venido después.

Gran amigo de Carlos Andrés Pérez, de Gonzalo Barrios y otros que experimentaron en pellejo propio la persecución por razones de conciencia, muchas veces él escuchó relatos de viva voz sobre aciagos momentos. Ahora le toca a él y da muestras de su temple.

Ahora lo acusan de terrorista, autor de tratados desestabilizadores, participante en reuniones de madrugada y otras cosas que hasta en los colectivos desatan risa. Él insiste en hablar de democracia porque sabe lo que ocurrirá si las elecciones se celebran, como tendrán que celebrarse porque lo contrario sería la estocada final para el régimen.

A su cargo le eliminaron las atribuciones principales porque podía transformarse en poderoso rival, pero él continúa su lucha y ahí está.  Carece de carisma pero es un político de buen talante.

jueves, 19 de febrero de 2015

!Contra la represión!

La represión extrema impuesta por Nicolás Maduro y su camarilla debería generar alguna reacción contundente de la comunidad internacinal.  El gobierno incapaz, corrupto y violador de los derechos humanos quiere eliminar cualquier resquisio de disidencia, tal como lo evidencia lo que acaban de hacer contra el alcalde AntonioLedezma.  Todo made in Cuba and by Cubans. Para los venezolanos es hora de salir a las calles.

martes, 3 de febrero de 2015

Algo va a pasar…

Ricardo Escalante
Por primera vez en la historia nacional, los venezolanos están a las puertas de una hambruna devastadora. La escasez de alimentos y medicinas causada por la ineficiencia y la corrupción de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro se profundiza de manera alarmante, mientras las reacciones de los voceros oficiales no pasan de la estupidez.

Los magros ingresos petroleros apenas alcanzan para terminar de llenar los bolsillos de quienes lo esquilmaron todo. Venezuela dejó de ser segura para prestamistas e inversionistas porque está a un paso de la cesación de pagos. Sólo fondos buitre podrían ofrecerle préstamos insuficientes a precios de usura y, contrariamente a lo pregonado por el gobierno bicéfalo, ahora ni siquiera hay para cubrir la nómina.  Ahora bien, lo más grave vendrá dentro de algunas semanas, cuando el Ejecutivo deba amortizar la pesada deuda externa y cubrir los intereses causados.

En esas circunstancias la única ocurrencia del dueto Maduro-Cabello ha sido el aumento de la represión, aunque no ignoran que su caída es apenas cuestión de días o semanas porque entre los militares y paramilitares comenzó la desbandada. Es una tragedia de implicaciones y repercusiones múltiples porque no existe un liderazgo opositor sólido, y ahí está el peligro: De las masas al garete sólo se puede esperar lo peor.

La gente intuye algo impreciso y desastroso a la vez. Dentro de pocas semanas desaparecerán las colas en los mercados y supermercados porque no quedará nada y, por supuesto, ni siquiera se podrá poner en venta el costoso aparato armado adquirido por Chávez porque es obsoleto y está convertido en herrumbre. No ha tenido mantenimiento. Ahh, y como los militares no tienen razones para ocultar su malestar porque son beligerantes en política, por ahí confiesan que han dejado de sentirse cómodos en los cuarteles. Ahora solo nos falta verlos en protestas callejeras con sus fusiles oxidados al hombro.

¿Qué pasará entonces? Nadie lo sabe y ese es el peligro: No se puede descartar la aterradora posibilidad de otro iluminado con discurso embriagador, porque ni el gobierno bicéfalo ni la oposición raquítica le dicen nada a la población. Esto saltó a la vista en las escuálidas manifestaciones promovidas por ambas partes con motivo del 23 de enero. En la MUD se habla de unidad, pero esa es una incompleta porque hay quienes juegan a acuerdos con Maduro y Cabello.  Todo el mundo sabe quién tiene ahora 3 magistrados en el TSJ y cómo anda Primero Justicia.
Maduro, Cabello y la MUD fanfarronean con elecciones como si en las calles no ocurriera nada.  ¿De dónde saldrá dinero para las elecciones? El gobierno sabe que ni siquiera obtendría el 15 por ciento de los votos y, por supuesto, en esas condiciones tendría que desconocer los resultados. Las elecciones legislativas no son entonces la panacea. Como en una novela de García Marquez, las amas de casa, los choferes y los estudiantes, pregonan de manera casi premonitoria y a una sola voz: “¡algo va a pasar”…  

El decreto que autoriza a disparar a las masas no pasa de ser risible porque los tiempos de genocidios al estilo Pol Pot son impensables y solo servirían para que Maduro, Dioscado Cabello, Elías Jaua y otros conspicuos “líderes” de la revolución, terminaran como Ceceascu y su mujer o como Muamar el Gadafi.

La situación venezolana no es fácil porque el dueto nefasto se niega a renunciar. Esa sería, por supuesto, la mejor solución porque el sólo arribo de gobierno distinto traería un efecto sicológico positivo y los primeros síntomas de la recuperación se verían pronto, pero para eso se necesita también un líder con cojones. ¡Ojalá surja y ojalá prive la sensatez! ¡Ojalá Maduro y Cabello abandonen la tozudez y admitan que sus culpas solo se lavarán en prisión!   Ahh, claro, y no podemos ignorar que por ahí llegarán las solicitudes de extradición para el jefe del cartel de los Soles y sus socios.
@opinionricardo

jueves, 8 de enero de 2015

Cuando 6 letras tocan a la puerta


Sara Suoto Strom, una científica sin estómago, busca el origen del cáncer. Los negros son más atacados por el de próstata en sus variedades más agresivas.
A pesar de la pobreza y las limitaciones culturales, los mexicano-americanos son más longevos que los blancos y tienen menor incidencia de la enfermedad.

Ricardo Escalante
Una señora menudita de sonrisa fácil y asombrosa velocidad mental, de origen argentino, combina sus experiencias en el campo de la biología molecular y de los factores de riesgo genético y ambiental como una forma de contribuir a la prevención del cáncer.  Es eso que en términos científicos se denomina epidemiología molecular.

Sara Suoto Strom, dos veces PHD, investigadora de larga experiencia profesional en el tal vez más importante hospital del mundo en materia oncológica, es al mismo tiempo un buen ejemplo de que las cosas pueden transcurrir de buena manera cuando esas seis letras que atemorizan a cualquiera, se diagnostican y tratan a tiempo. A ella le fue extraído el estómago y su vida transcurre de manera satisfactoria, aunque, por supuesto, no dispone de espacio suficiente para una abundante comida. ¡Tampoco le preocupa!

Eso, claro, tiene una explicación sencilla: La disciplina profesional le enseñó a ver el cáncer de una manera natural.  Por eso reaccionó sin temores al saber que tenía una pequeña úlcera con células malignas y lo recomendable era la gastrectomía total. No sintió temor. “Hay circunstancias en las cuales uno no tiene opciones. Debemos ser pragmáticos.  Si hay que hacerlo se hace y punto. Pero al mismo tiempo, el hecho de estar rodeada de cáncer todo el día me da una perspectiva distinta a la suya o a la de cualquier otra persona.  Para mí eso es parte de la vida”…

Al escuchar sus palabras le pregunto por qué, si la porción maligna era pequeña, le fue extraída toda la bolsa estomacal. ¿Fue una medida preventiva?”
-No.  No –me atajó-. La palabra preventiva no es adecuada cuando el cáncer ya está diagnosticado.  La pregunta debe ser “¿Qué es mejor, una cirugía pequeña o una extensa?”, y quienes tienen la respuesta son los cirujanos.  Ellos lo deciden, y lo hacen cuando hay la posibilidad de que pudiesen quedar células cancerígenas.  Eso mismo ocurre en los casos de mujeres a quienes se les practica la mastectomía total en vez de la parcial. Se extrae todo el tejido que pudiera poseer células enfermas.

-¿Usted se acostumbró a una dieta especial?
-No. No tengo dieta especial, como de todo.  Como muy poco pero lo hago varias veces al día, como las mujeres embarazadas. Pero lo ideal para todos es comer poco. No es saludable ingerir grandes cantidades de alimentos. Quienes no tenemos estómago no absorbemos suficientes cantidades de azúcares, pero yo no tengo problemas. Además, no me gustan mucho los dulces.  En realidad yo nunca fui de mucho comer, ni tuve problemas de obesidad. 

-¿Qué reemplaza la bolsa estomacal?
-Nada.  La primera parte del intestino asume las funciones del estómago. La comida llega directamente y ahí se digiere y metaboliza.

-¿Son muchos los pacientes a quienes se les extrae el estómago?
-No, porque la mayoría de los casos se diagnostica en estado avanzado, cuando la cirugía ya no ayuda mucho. Cuando el diagnóstico es temprano, las posibilidades de sobrevivencia en distintos tipos de cáncer son altas.  Existe una relación directa entre el diagnóstico temprano y la tasa de sobrevivencia.

Del plancton al cáncer
Sara Suoto Strom con su estilo sencillo y bonita sonrisa, es rápida en el diálogo. Va al grano. Me interesé en entrevistarla al leer su larga experiencia académica y profesional, y cuando llamé a su oficina imaginé que quien había respondido era una asistente. “Yo soy la doctora Strom, dígame en qué le puedo ayudar”. Así entablamos la conversación inicial, en la cual me advirtió que debido a un inminente viaje suyo a la India me recibiría semana y media más tarde.  Iba a Chennai, la antigua y legendaria tierra de los tamiles, Madrás, a reuniones exploratorias para el desarrollo de planes de colaboración sobre prevención de cáncer.

Ella estudió biología en la Universidad de Buenos Aires (su curiosidad se desata con todo lo que se mueve) y allá obtuvo su primer PHD en biología marina.  Fue a trabajar a la Antártida chilena en investigaciones sobre plancton, donde conoció a quien sería su marido, se casaron y se trasladaron a Houston. En ese momento las investigaciones sobre plancton no estaban muy desarrolladas y optó por regresar a la escuela de salud pública. Obtuvo hace 25 años el segundo PHD y de inmediato se vinculó al MD Anderson como especialista en medicina molecular, que estudia los potenciales factores de riesgo genéticos y ambientales. Habla más inglés que español.

Mexicano-americanos
Recorrimos varios temas hasta aterrizar en el de la numerosa población de origen mexicano en Houston, a propósito de lo cual Sara Strom me contó que desde hace 12 años ha participado en una investigación sobre cáncer en ese sector.  La idea era comenzar con gente de menor nivel educativo que ha vivido en Estados Unidos por pocas generaciones en un área cercana a una gran autopista, lo que hasta ahora ha permitido ciertos hallazgos interesantes.  Uno es que esa gente es menos propensa al cáncer que los blancos.

-¿Cómo se explica eso?
-Todavía lo estamos investigando.  En la población hispana –una etiqueta política colocada en Estados Unidos a quienes provienen de países de habla española- se registran casos de cáncer de hígado, por ejemplo, aunque en menores tasas. Al mismo tiempo, parece haber en ellos la posibilidad de mujeres jóvenes con cáncer de pecho. El estudio aún continúa y es temprano para tener conclusiones definitivas.  No obstante, podemos señalar que en los hispanos hay menor educación, muchos viven en zonas pobres, donde los supermercados no venden productos de buena calidad, frutas frescas y, sin embargo, no tienen tanto cáncer y su expectativa de vida es mayor que en los blancos. A pesar de tantos aspectos negativos viven más.  Eso es algo difícil de medir y todavía no tenemos una explicación.

Cáncer de próstata en negros
En razón de su experiencia en investigaciones sobre cáncer de próstata, le pregunté a Sara Strom si existen diferencias significativas de la incidencia de la enfermedad según las razas. La respuesta no se hizo esperar: Sí.
-Se Ha comprobado una mayor incidencia en los negros y, en adición a eso, se ha observado que son más afectados por los tipos más agresivos de cáncer de próstata.  Todavía se estudia si ésto guarda alguna relación directa con aspectos genéticos o con limitaciones en el acceso a la salud pública, pero es algo que llama la atención.

Los equipos de estudio en los cuales interviene la doctora Strom son multidisciplinarios.  “Las cosas son tan complicadas en una investigación, que uno no puede hacerlo todo. Tenemos un programa de estudio acerca de qué es lo que causa el cáncer, los factores de riesgo.  Yo hago una parte.  Trabajamos con los oncólogos, que nos entregan la información de la parte clínica.  Yo trabajo con cuestionarios”.

domingo, 4 de enero de 2015

Mentiras y verdades del desplome petrolero


Ricardo Escalante
Todos los días aflora un caudal de información y análisis sobre el panorama petrolero internacional, pero siempre quedan cabos sueltos. La incertidumbre persiste a pesar de los estudios de organizaciones e individuos de reconocida reputación y, por supuesto, queda abierta la puerta para especulaciones y predicciones que deben ser consideradas con el beneficio de la duda.

Con su excepcional prestigio, por ejemplo, este año la Agencia Internacional de Energía ha ajustado cuatro veces sus pronósticos sobre el comportamiento del mercado de los hidrocarburos. ¿Por qué? ¿Es acaso desprevenida? Claro, la economía no es una ciencia exacta y los imponderables juegan un papel determinante. Un acontecimiento político o un cataclismo económico pueden ocasionar alteraciones súbitas, pero no se puede ignorar la existencia de elementos firmes que pudieran servir de base a quienes manejan la “bola de cristal” petrolera.

Así, el aumento de la producción de crudos en Estados Unidos no ocurrió de la noche a la mañana. El fracking facilitó las cosas para la disminución de la dependencia energética foránea de EUA y para que otros países emprendieran igual camino y se convirtieran incluso en exportadores netos, vale decir, en competidores para la Opep.

Lo extraño es que ese hecho pasara desapercibido por muchos y por largo tiempo. La producción norteamericana inició hace 8 años su ritmo ascendente y casi ha llegado a duplicarse, pero ha sido en las últimas semanas cuando el mundo ha presenciado la abrupta caída de los precios.  ¿Por qué ésto no empezó antes y a manera de regla de tres inversa? Esa es una pregunta sin respuesta.

Entre julio de 2013 y octubre de 2014 se registró un cambio revelador de la nueva realidad del comercio internacional de los hidrocarburos. En ese lapso Estados Unidos redujo a cero sus importaciones de casi un millón de barriles de petróleo nigeriano por día. Fue un cambio tan acelerado que el país africano se vio forzado a luchar incluso con los integrantes de la Opep para mantener sus ingresos, mientras Libia, además, lograba aumentar su producción en medio millón de barriles por día. Otros miembros de la Opep violaban las cuotas establecidas.

Claro, hay otros elementos que aunque con menor significación han venido a ejercer influencia creciente. La gasolina que llega a casi todas las estaciones de servicio en EUA contiene un porcentaje de etanol.  La industria automotriz fabrica motores cada vez más eficientes, que contaminan menos y ruedan más millas por galón de combustible. La industria eléctrica también avanza hacia la mayor eficiencia y, de manera simultánea, existen laboratorios que estudian métodos para abaratar las energías eólica y térmica.

Ahora, por supuesto, la actual guerra de precios tiene componentes políticos porque los intereses de los actores son inmensos, múltiples y buscan predominios de mercado. Nadie podría decir hoy con certeza cuál será el punto más bajo o cuándo se revitalizarán los precios, aunque algunos hablan de julio o agosto de 2015, pero lo obvio es que en esta oportunidad hay aristas y realidades nuevas.

Un hecho que llama la atención es la resistencia demostrada por los productores independientes de Estados Unidos. Los pronósticos conforme a los cuales ellos saldrían de la competencia al rozar el crudo los 70 dólares por barril quedado cortos. Las estadísticas revelan que a finales de octubre la producción de petróleo proveniente de esquistos en Dakota del Norte se había reducido en apenas 4 mil barriles por día. Eso, por supuesto, no quiere decir que esos productores puedan sobrevivir una prolongada guerra de precios que afectará incluso a colosos como Exxon-Mobil y Conoco-Phillips, que ya estudian ajustes de gastos e inversiones.

Exxon tiene a su favor el hecho de haber mejorado la rentabilidad de sus refinerías, mientras Conoco anunció recortes de 20 por ciento en su programa de inversiones.  Otro gigante, Halliburton, eliminará mil puestos de trabajo en el Hemisferio Este, sin que esto se relacione con su operación de compra de Baker Hughes.  La británica BP, que hace algunos años se vio involucrada en un desastre ecológico en el Golfo de México que le costó más de 40 mil millones de dólares, se prepara para invertir mil millones de dólares en una reestructuración que implicará el despido de cientos de empleados.

Una consecuencia de la guerra por porciones de mercado será la fusión de empresas medianas y pequeñas del sector, mientras otras serán absorbidas por las más grandes.  Pero, al mismo tiempo, como toda regla suele tener sus excepciones, Noruega mantiene vigente un proyecto de enormes proporciones en su plataforma continental, a 140 kilómetros de Stavanger, que en su mejor momento (en 5 años) producirá entre 550 mil y 650 mil barriles de petróleo por día.  El país nórdico no descarta la posibilidad de aminorar la velocidad del proyecto, pero conserva sin alteración la inversión prevista, de unos 150 mil millones de dólares. En el Medio Oriente hay, igualmente, costosos proyectos que serán desarrollados a mediano y largo plazo.