Páginas

jueves, 22 de mayo de 2014

Jaime Lusinchi, forjador de nuevas generaciones

Ricardo Escalante
Jaime Lusinchi fue dirigente político desde muy temprana edad y un luchador insigne contra la dictadura del brutal Marcos Pérez Jiménez.  Saboreó las alturas del poder, al ejercer la Presidencia de Venezuela entre 1984 y 1989, pero también vivió en pellejo propio las dificultades de la clandestinidad y del exilio.

Era conocido por su buen sentido del humor y por su dedicación a tiempo completo al partido Acción Democrática, donde como periodista lo conocí y cultivamos una amistad de muchos años. Desempeñó cargos directivos regionales y nacionales en la estructura partidista. Fue secretario de Asuntos Internacionales, jefe de la Fracción Parlamentaria por muchos años, miembro del Comité Ejecutivo Nacional, secretario general,  diputado y senador y candidato presidencial.

Entre sus rasgos principales como dirigente político fue el estímulo a la formación de nuevas generaciones políticas.  Era un demócrata convencido y practicante del debate amplio y respetuoso.  Durante su gobierno el país vivió en paz, pero también tuvo desgastadoras confrontaciones con su compañero de partido Carlos Andrés Pérez y con otros sectores de la vida nacional.  En la foto que acompaña esta nota aparezco conversando con él en Miraflores, durante la entrega del Premio Nacional de Periodismo en 1985.  A su lado se observan Octavio Lepage, Simón Antoni Paván y Armando Durán.    Paz a sus restos.