Páginas

jueves, 21 de junio de 2012

Mensaje del Dr. Fernando Mires

Estimado Ricardo,
He terminado recién de leer su excelente libro. Tuve interrupciones que determinaron su lectura hasta el final. Habiendo cerrado el libro creo que tengo que agradecerle, en primer lugar, por la tan grata lectura que me ha regalado y, en segundo lugar, por la ampliación del horizonte que mantenía en torno a su país.

A veces pienso que los verdaderos historiadores son los periodistas. Por lo menos, cuando se trata de temas políticos. Será quizás porque no están sumidos en teorías farragosas y viven la política al día junto a sus actores quienes no son tesis, sino seres reales, contradictorios e imprevistos como es el ser humano. La misma impresión tuve hace algún tiempo cuando mi estimada amiga Paulina Gamus me dio a conocer el borrador de sus memorias. Pues, la suya, Ricardo, es historia viviente; y lo digo sin ánimo de elogio.

Lo que más me impresionó de su libro fue su excelente manejo de los tiempos. No es una narración vertical sino cíclica, va y viene. Ese talento sólo lo tienen los grandes novelistas, pienso en Proust y Faulkner. Aplicado ese tiempo cíclico a la narrativa histórica, adquiere una nueva dimensión.

Claro, usted y yo sabemos que a ese libro le falta un final; ese tendrá lugar el día 7 de octubre. Yo pienso que si el ritmo de Capriles se mantiene, va a ganar. Es casi una intuición. Si eso no sucediera Venezuela sería realmente un país de culpas. Esa intuición se ha visto reforzada con la lectura de su libro. Me será muy, pero muy útil.
Gracias otra vez y le deseo, a usted como a su país, el mejor de los futuros.
Muy amistosamente
Fernando Mires

*Profesor catedrático de la Universidad de Oldemburg, Alemania.
Privat Hodzent en política internacional (máximo título académico otorgado por las universidades alemanas)