Páginas

domingo, 29 de septiembre de 2013

Yo no fui

Ricardo Escalante
Hay quienes van por la vida cometiendo barbaridades con cara de yo no fui, disfrazados con simpatía, buena presencia y mejores modales. Sonríen con aires de autosuficiencia para hacernos sentir que algo deberíamos agradecerles.

Con Douglas Bravo
Digo esto después de leer una entrevista de Manuel Isidro Molina a Alí Rodríguez Araque.  Es la despedida de la vida pública de uno de los personajes relevantes del chavismo, adornada con frases que resultan interesantes porque desparraman insinuaciones en la medida en que él salta de un tema a otro, diciendo sin decir nada.  Es una escurrida de bulto o un “yo no fui”.
 Claro, las preguntas tampoco punzaban el voluminoso saco de experiencias nefastas que es la vida del comandante “Fausto”. Era una de esas entrevistas a un buen amigo, cosa no criticable y válida en el ejercicio del periodismo, pero Molina ni siquiera logró explicar por qué había desperdiciado esa magnífica oportunidad.
Rodríguez Araque iba dejando palabra por palabra en el grabador con intenciones calculadas, como quien mueve las piezas en el ajedrez y, por supuesto, ahora no puede ser leído de otra manera.
Entre líneas, deja a Nicolás Maduro como un gran incapaz, al sugerir que intenta ser Presidente pero no calza los zapatos de Hugo Chávez, a la vez que revela con elegancia la inexistencia de comunicación entre ellos. Como Rodríguez no es ningún ingenuo, sabe apuntar así al agravamiento del desastre nacional que comienza con la falta de papel higiénico.
El diálogo tenía lugar en uno de los despachos de PDVSA, empresa que él mismo -junto con Rafael Rodríguez, Bernard Mommer, Bernardo Alvarez y muchos otros-, condujo al “pudreval” que es hoy.  Sin ponerse el pañuelo en la nariz, ahora dice que “hay cosas que así uno las recuerde, no debe decirlas”…
Esa es una frase que  envuelve con celofán y lazo rojo rojito una interminable lista de inconfesables recuerdos:  Asaltos a bancos, secuestros y otras andanzas de aquella época del “Comandante Fausto” y, de tiempos no lejanos, el despido de golpe y porrazo de 20 mil ejecutivos, profesionales, técnicos y obreros calificados, de PDVSA.  Y tantas otras cosas como las compras de equipos eléctricos mientras era ministro de Energía.
Su enfoque del tema de la corrupción, que en PDVSA y en todo el gobierno es como la hiedra, no deja de ser divertido:  Se trata sólo de un asunto de las putas que pululan en el mundo privado. ¿Y qué hay de los amigos Diosdado, Rafael Ramírez  y tantos otros?  Ahh, pero la solución es vender el catre.
Son muchos los detalles, pero por ahora es mejor dejarlos en el tintero. “Fausto” anuncia que se residenciará en Cuba para escribir dos libros y, por supuesto, tenemos derecho a imaginar con ingenuidad que los hará a lo Hemingway o a lo Gabo, para contar las historias de putas, del secuestro del “Rey de la Hojalata”, de asaltos a bancos y de “pudreval”.